¿QUÉ ESTÁ PASANDO CON EL VENENO EN RONDA Y LA SERRANÍA?

Veneno 4Cuando se cumple un año de una importante incautación de veneno en un coto de caza mayor de Ronda, seguimos sin tener una sentencia rápida, contundente y ejemplar que muestre la mano firme de la Justicia a los presuntos criminales que utilizan cebos envenenados en la Serranía de Ronda.

El uso del veneno está considerado como un delito según el artículo 336 del Código Penal, con penas de hasta dos años de prisión.

Durante el año 2013 fueron varias las actuaciones que llevaron a cabo contra el uso de cebos envenenados los integrantes del “Grupo de trabajo contra el veneno en Ronda”: Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil, Agentes de Medio Ambiente y veterinarios de la Oficina Comarcal Agraria. Destaca la actuación llevada a cabo en Abril, cuando una inspección en un coto de caza se saldó con la imputación de dos Guardas de Caza del citado coto, así como con la localización de varios cebos envenenados y de una importante cantidad de veneno listo para seguir siendo usado contra la fauna silvestre de Ronda. Unos meses después, en Octubre, otro importante golpe al uso del veneno, en una finca al Sur de Ronda, decomisa una gran cantidad de veneno, quizás una de las más importantes de Andalucía. Sin embargo aun no hay sentencia que sirva por un lado de ejemplo para quienes se planteen utilizar el veneno en sus fincas o cotos y por otra parte que sirva de respaldo e incentivo al grupo de trabajo contra el veneno, en reconocimiento al complejo trabajo llevado a cabo.

Desconocemos si la Consejería de Medio Ambiente o el propio Ayuntamiento de Ronda, dañados en su patrimonio natural, se han personado en esa causa, aunque afirmamos rotundamente que deberían haberlo hecho.

No entendemos como no se han impuesto con urgencia unas medidas cautelares sobre los cotos o fincas donde se han localizado cebos envenenados o como en algunos casos estas medidas se han levantado sin motivo aparente alguno. Es más, al haber incumplido el código de buenas prácticas agrarias  y ganaderas, creemos que a estas explotaciones se les debería suspender cautelarmente las ayudas y/o subvenciones que reciben hasta que se resuelva el proceso judicial y en todo caso supeditar estas ayudas al resultado de este procedimiento penal.

Estos casos que han sido públicos por su notoriedad, son solo un ejemplo de otros muchos expedientes que no trascienden a la opinión pública. Y el conjunto de todos ellos, son solo la punta del iceberg sobre los cientos de muertes de especies protegidas que se producen todos los años, desde hace ya décadas en nuestra comarca. En muchas de las reuniones de trabajo sobre el veneno donde la asociación Silvema ha participado, a nivel regional e incluso nacional, la Serranía de Ronda es por todos tristemente conocida por el uso histórico del veneno contra la fauna silvestre.

En líneas generales el veneno se utiliza por parte de personas que pertenecen a dos colectivos: cazadores y ganaderos. Los primeros para eliminar a los depredadores que compiten con ellos por las presas, los depredadores para sobrevivir y los cazadores para satisfacer su afición deportiva. Sin tener en cuenta que diversos estudios demuestran que el veneno es un método no selectivo y que son muchos los depredadores protegidos y necesarios para el ecosistema que son víctimas del veneno y que tras ello otros depredadores generalistas ocupan su lugar, sin que se reduzca significativamente la depredación sobre las especies cinegéticas. El segundo colectivo, el de los ganaderos que no cumplen la leyes, intentan evitar los daños que causan al ganado fundamentalmente los perros asilvestrados (perros abandonados por personas que ya no desean seguir teniendo una mascota o por cazadores insatisfechos con su rendimiento) pero lamentablemente son muchas las especies silvestres que mueren junto a los perros asilvestrados. Es más, a veces la cadena del veneno multiplica sus efectos y llega, a través de los cadáveres, hasta otras especies carroñeras como puede ser el Buitre leonado. Además cerca de las ciudades son frecuentes casos de envenenamientos de mascotas que pasean con sus dueños (como el caso ocurrido en el año 2012, donde fue detenido el presidente de un grupo silvestrista de Ronda por uso de cebos envenenados) y lamentablemente no se puede descartar que un día este veneno llegue a afectar incluso a alguna persona que lo manipule sin conocimiento.

El silencioso uso que se hace del veneno sigue actuando oculto cada día en nuestra comarca, aunque a veces trascienden casos como los de las fincas y cotos comentados. Incluso a veces podemos ver claramente las consecuencias directas sobre la fauna silvestre protegida, son los casos de envenenamientos masivos de Buitres leonado que se han producido en la Serranía de Ronda o en el caso de envenenamiento de Alimoche del año 2010, que produjo la extinción provincial de la especie.

En el caso de encontrar un cadáver de un animal en el campo nunca se debe tocar y hay que informar de inmediato a las autoridades, en nuestra comarca se puede llamar directamente al 062 de la Guardia Civil. También pedimos que se pongan en contacto con nuestra asociación para que realicemos un seguimiento de la investigación que se lleve a cabo.

El uso del veneno es un método ilegal, no selectivo y cruel.

El uso del veneno es un método ilegal, no selectivo y cruel.

Ejemplar adulto de Buitre leonado muerto a causa de un cebo envenenado colocado por un ganadero

Ejemplar adulto de Buitre leonado muerto a causa de un cebo envenenado colocado por un ganadero

Envenenamiento masivo de Buitres leonados

Envenenamiento masivo de Buitres leonados